Aires vestidos de anteojos



Por qué preguntas si me escuchas de reojo Para qué si cada qué decir para ti son solamente ganas de alboroto Aires vestidos de antojos (de tus aires vestidos de antojos) Para qué preguntas si soy yo de todos modos Para qué quieres saber si sí Si no soy solamente, hay síes en tus ojos Si no existe, no hay momento Para decirte lo que siento Para decirte que te quiero Que no es cierto que son celos Que te estás ahogando en ellos y contigo lo que es nuestro

Que no sé olvidarte, que llega la noche y siempre ganas Que a veces quisiera ser cobarde en esta nuestra cama Y no despertar y por el don de ser capaz Hacerte un mundo en el que una mirada baste para hablar Un lugar en que los ojos sean de veras el espejo de alma Y no se me venga abajo porque crees que te hago trampas Donde una verdad se pueda ver si es que es verdad Donde la piel no sea más que un muro a la hora de amar Como ahora, etéreo

Para qué preguntas si no es verdad si todo está mintiendo Para qué si lo que ves es irreal Para qué quieres saberlo Si solo hay síes Si no existe, no hay momento Para decirte lo que siento Para decirte que te quiero Que no es cierto que son celos Que te estás ahogando en ellos y contigo lo que es nuestro

Que no sé olvidarte, que llega la noche y siempre ganas Que a veces quisiera ser cobarde en esta nuestra cama Y no despertar y por el don de ser capaz Hacerte un mundo en el que una mirada baste para hablar Un lugar en que los ojos sean de veras el espejo de alma Y no se me venga abajo porque crees que te hago trampas Donde una verdad se pueda ver si es que es verdad Donde la piel no sea más que un muro a la hora de amar Como ahora, etéreo Como ahora, etéreo

Autor: Diego Martín