Anestesia



Quiero respirar la profunda manía de adormecer el sentido cruel que domina al placer. La debilidad son mil uñas clavadas en mi paladar amargando más este insomnio orbital.

Veo la desesperación escurriendo en mis manos lágrimas de alcohol el veneno: tu, el cansancio: yo.

Me esfumaré en el fin donde dios hace lunas a quien sabe sufrir y sobrevivir aun despues de morir.

Quiero soportar un segundo de llanto para maquillar mi sonrisa fugaz, tu despecho total.

Presos del dolor se inflaman las venas, caigo al suelo Y yo temblando de temor, y en coma mis párpados.

Trágame, húndeme, en la garganta hay un nudo, bébeme, acuéstame, cálmame. Despacio, volviendo al revés hedonista es el néctar de mi pesadez el silencio y yo, contemplándonos.

Bella durmiente, líquida, etílica placebo ardiente, humo sentimental.

Antestesia, anestesia duerme los daños para que no toquen nada Anestesiame el alma sólo duerme mi mente, y que el corazón, casi extinto ya no sienta nada.

Ahora seca mi llanto vuelve insensible otra vez el presentimiento exacto que deja tu tacto.

Anestésiame, anestesia mi piel... Y que no toque nada Anestesia mi mente, sólo duerme mi piel y que el lago donde duerme la muerte no exista.

Anestesia, anestésiame... Que no toque nada... Anestésiame...