Ayúdame



Cuando más perdido estaba tú llegaste mi Señor y me hiciste comprender que mi vida no era nada. Sin tu amor, tu comprensión, tu libertad Señor, mi vida siempre estaría encadenada.

Desataste las cadenas que me ataban y pusiste una canción nueva en mi alma que al cantarla de mis ojos salen lágrimas y anuncian que mi vida ha sido liberada.

CORO Yo sé Señor, que si mi vida es feliz lo es por tu amor, el cual tú diste Señor al aceptarte yo, tú me salvaste Dios, tú me salvaste Dios. No me abandones, sigue a mi lado, te necesito Dios, te necesito, Señor ayúdame.

Yo llevo a mi Cristo a todas partes y por doquier que yo ande le canto esta canción, pues cantando yo pronuncio su nombre, y mi canción se extiende por doquier que yo voy.

Mi canción la dedico a Cristo, quien transformó mi corazón. Es que Cristo ha sido tan bueno que cantando hoy le expreso mis agradecimientos.

CORO

CORO

Autor: Rene Gonzalez