Cabañuelas



Ya llega enero y estrenando el año rostros alegres, de esperanzas sueñan. Y comparé mis sentimientos con las cabañuelas y dibujé mi corazón como cuarteada tierra. Que haya tierra mojada, que venga mi adorada, porque si ella no viene me declaro en huelga; tanto que la quise que hasta un día juré no volverla a mirar; pero es tanto el amor que no aguanté el dolor y tuve que llorar. Y la voy a esperar, ay, y la voy a esperar.

Y estas son las cabañuelas de un hombre enamorado.

"Que sueña que se le olviden sus penas, que anhela que éste por fin sea su año."

"Cabañuelas de amor, adiós dolor y que llueva."

II

Pero una tarde de arrebol surgieron sabias palabras que a cualquiera erizan. También lloré, aunque me hubiera gustado escuchar su viva voz, mirar sus ojos, verlos parpadear. Las cabañuelas pintan, muchas gracias, cuñada, con esa confidencia me descansa el alma; tanto que la quiero, los hombres que adoran saben esperar; se desbordó el silencio y se escucha un eco de felicidad; dice que volverá, dice que volverá.

Torbellinos de quimeras que a pulso yo he librado.

"Quisiera que mis ojos sólo vieran sus ojos, pero a veces cómo hago."

"Cabañuelas de amor, adiós dolor y que llueva"