Código de honor



No consigo entender a los jugadores de ajedrez que en el tablero de la vida se mueven con rapidez

Fríos, listos y cerebrales, yo me quedo con los radicales, orgullosos de mirada altiva regidos por leyes naturales, que el tiempo hará insobornables.

Código de honor, lealtad o muerte.

De cobardes, yenas y lobos, lavarse las manos es propio, jamás toman partido, se reirán de tu destino.

Fríos, listos y cerebrales, yo me quedo con los radicales, orgullosos de mirada altiva regidos por leyes naturales, que el tiempo hará insobornables.

Código de honor, lealtad o muerte.