Corazon Y Faro



Era piel, era mar, era sur su tierra,
y yo condenado
a besar, a vivir en su dulce guerra.
Era más, era albur, femenina gloria,
era un tajo alado,
que vistió, que empapó mi desnuda historia.
Era pez, era tul, es un estribillo
que parió mi boca,
por quemar, por oír su ciudad de grillos.

Traigan a mí su corazón y faro,
el haz del beso para ver más claro,
que este barco pide, que el adiós se oxide
y que no expliquen tanto el amor y el canto.

Era miel, era sal, era lava y luna
era, y hoy no hay dudas,
ella es hembra, ella es paz, ella es cien en una.
Era y es, lo que soy, lo que sudo, escribo,
lo que callo y digo,
la verdad es mujer, y por ellas vivo.
Era cuerpo y será, pensamiento y rosa,
era tan hermosa,
que probé su licor y estalló mi prosa.

Rieguen la muerte con su cancionero,
con su guitarra que amamanta en cueros
a mi sed de ideas, a mis musas reas.
Ángeles me restauran, cuando digo Laura.

Y que no expliquen tanto, el amor y el canto.