Las manos dentro del agua



Sé que he sido un cobarde, sé que lo soy aun en la canción, pero ya es tarde y no logro encontrar una manera mejor de explicarme.

Tú creías ser la más fuerte, creías ser la dueña del mar, pero al rodar por la arena ahora ves que el mar no es tuyo y maldices tu suerte.

Con tu esmeralda y tus rosas y tu melena color de miel haciendo trucos de virgen de por aquí. Jamás creí en esa clase de cosas.

Y aunque no supe quererte en días como hoy a veces pienso en ti. No creas que cometiste un error, como ya dije, no eras tan fuerte.

Y dime qué ves cuando ves tu reflejo dentro del agua.

Las manos dentro del agua son garras que parecen temblar. Yo te limpié, yo te di de comer, yo descubrí esa línea en tu espalda.

Las manos dentro del agua, las manos dentro del agua, las manos dentro del agua, las manos dentro del agua.

Autor: Nacho Vegas