No Quiere Saber de Mí



Ella llego, desde la nada hasta mi amor,
En una nube, de silencios, sin control,
Y permitió, que yo anidara este dolor,
En las heridas, de su pobre corazón.

Y hoy, no quiere saber de mí,
Nada más, no quiere saber de mí,
Que puedo hacer, si ha decidido destruir,
Todos los cuentos, que pudimos compartir,
Si solamente, no quiere saber de mí.

Me conquisto, con su sonrisa de mujer,
Antagonista, de su boca y su niñez,
Y con sus labios remendó, todo el ayer,
Mientras mis labios, se extraviaban en su piel.

Y hoy, no quiere saber de mí,
Nada más, no quiere saber de mí,
Que puedo hacer, si ha decidido destruir,
Todos los cuentos, que pudimos compartir,
Si simplemente, no pude hacerla feliz.

Se equivoco de dirección, y simplemente,
Hoy decidió, que yo sobraba en su mirar,
Si su tragedia era más grande que mis alas,
Por que pidió que yo cargara, con su mar.

Y hoy, no quiere saber de mí,
Nada más, no quiere saber de mí,
Y ya no tengo otra manera, de escribir,
Que sin sus besos ella me, dejo morir,
Y aunque quisiera rescatarla, del olvido,
Ella no quiere, saber nada, más de mí.